jueves, 9 de octubre de 2014

Comentario sobre el texto: Epitafios



EPITAFIOS





1.- Enuncia el tema de este texto (1 punto): utiliza un SN, cuyo núcleo sea un sustantivo abstracto, con tantos CN como sea necesario para acotar la intención del autor.


Respeto a la necrológica.




2.- Haz un resumen del texto (2 puntos): escribe un único párrafo de entre cinco y ocho líneas que muestre de forma breve pero completa lo que dice el autor del texto. Debe estar redactado en 3ª persona y no utilizar frases textuales.


Muchos cargos importantes que han realizado cosas de las que no se siente orgullosos, deben esperar a morirse para que se les respete y/o elogie. Es triste pero cierto.
Esta historia se repite en España. Sin ir más lejos, en el caso de Adolfo Suárez, o el caso de Emilio Botín. Deberíamos criticar a los vivos en vez de elogiar a los fallecidos.




3.- Determina la estructura del texto (2 puntos): señala las partes en que puede dividirse el texto en función de su contenido.


Introducción: línea 1-2 (hasta el punto)
Cuerpo argumentativo: línea 2-19 (hasta el punto)
Conclusión: línea 19-21




4.- Elabora un comentario crítico del texto (5 puntos): se trata de un texto argumentativo de entre 15 y 25 líneas en el que muestres tu opinión sobre el contenido que desarrolla el autor en su texto. Debes argumentar tus juicios de valor y atenerte a la estructura de este tipo de textos: Introducción-Cuerpo argumentativo-Conclusión.


Alguien que no se ha “portado bien” con el reto de los demás cuando estaba vivo, es muy respetado y/o elogiado al estar muerto. Sobre todo si este era un cargo bastante importante. 
Parece mentira, que alguien que no ha hecho el bien, se le respete solo por el hecho de haber fallecido. Tampoco tendrían que hacer todo lo contrario. Simplemente que se le trate como una persona más. Y que la prensa no cambie de opinión como muchos medios de comunicación. Si opina una cosa, que la siga mostrando igual que al principio. En vez de hacer lo que hacen, porque parece que lo tienen todo acordado.
Son muy malos y cometen fraudes, roban a su país y después son todos más buenos que nadie. Siempre igual. Sin haber hecho prácticamente nada por nadie. Unos auténticos egoístas. 
Lo más lógico sería que no se merecieran ese respeto que todo el mundo le da hoy día, como si fuesen santos, porque en realidad, la mayoría son unos ladrones. 
Esto es lo que se supone que tendría que hacer la gente, que reaccionara. Porque una persona no puede cambiar completamente en tan poco tiempo. Se cree que pasan a mejor vida, ¿no? Pues allí por lo menos no harán mal a nadie.


Enlace sobre el texto que está escrito el comentario: http://elpais.com/elpais/2014/09/12/opinion/1410532174_151676.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario