viernes, 23 de diciembre de 2016

Tarea final del proyecto: "Detectives literarios" - Artefacto TIC

Esta tarea corresponde a la finalización del proyecto "Detectives literarios", que hemos elaborado durante estas últimas semanas. Esta última tarea en relación al proyecto comprende el artefacto TIC (presentación con la que se expone el proyecto) y un texto expositivo acerca de la literatura española medieval, junto a mi valoración del trabajo realizado.



Este proyecto trata sobre la búsqueda de textos literarios medievales y la posterior realización de un comentario crítico. Se ha realizado en grupos de 7 personas, ya que en el artefacto TIC (presentación mediante la cual se expone el trabajo) deben aparecer los 14 textos con sus respectivos temas, 2 por cada persona (en el caso de mi grupo, el tema común era la mujer): uno referente al texto cuya pista ya era dada y otro del cual debíamos elegir nosotros mismos el texto. El único requisito era que debía formar parte de la misma obra que el anterior texto.
Al ser un proyecto algo extenso, se ha trabajado tanto en clase como en casa. Hemos trabajado todos los componentes del grupo a un ritmo semejante, lo que ha facilitado la puesta en común de los textos y su desarrollo, para su posterior incorporación en el artefacto TIC.
Respecto a mi opinión sobre el trabajo, el comentario crítico se me ha hecho un poco pesado, ya que hasta este curso no había desarrollado tantos aspectos de un texto, además literario.


Como he mencionado anteriormente, el trabajo trata textos de la época medieval, es decir, están comprendidos entre los siglos V-XV. La Edad Media comienza tras la caída del imperio romano de Occidente y termina con la caída del imperio romano de Oriente. A lo largo de esta época se cultivan diversos géneros literarios, tales como la lírica, la narrativa (en verso y en prosa) y la dramática.
La lírica presenta diferentes subgéneros, que son la lírica popular y la lírica culta:
  • Lírica popular: está formada por aquellas obras poéticas transmitidas de forma oral, y cuyo autor no se ha llegado a conocer. Su representación más antigua se llevó a cabo por medio de las jarchas, escritas en mozárabe. Las obras se recitaban a fin de que cualquiera que quisiera pudiese escucharla, estaba dirigido a las clases sociales bajas.
  • Lírica culta: a diferencia de la lírica popular, los autores de estas obras son conocidos. Éstas eran escritas con el objetivo de que se leyeran personalmente, y estaban dirigidas a cargos de importancia en las clases altas (nobleza, clero y burguesía).

Una obra representativa de esta época es el Cantar de Mío Cid, un cantar de gesta que describe las aventuras vividas por Rodrigo Díaz el Campeador. El autor de esta obra es anónimo, y se calcula que fue escrito entre finales del siglo XII y comienzos del siglo XIII. Este cantar tiene como tema principal la honra del héroe. Está dividido en tres partes:
  • Cantar del destierro: el Cid es desterrado por dañar el honor de un buen amigo del rey, y éste llega hasta Burgos, donde nadie le proporciona asilo por miedo a las medidas que tomase el rey. En sueños, se le aparece el arcángel Gabriel, el cual le predice grandes victorias. El Cid emprende su camino y consigue arrebatarles diversas tierras a los moros.
  • Cantar de las bodas: el Cid sigue recuperando territorios y obsequiando al rey a fin de que lo perdone. Los infantes de Carrión solicitan casarse con las hijas del Cid, y es entonces cuando el rey pide el consentimiento al Cid y lo perdona públicamente.
  • Cantar de la afrenta de Corpes: en diversas ocasiones los infantes de Carrión muestran gran cobardía, por lo que deciden regresar a su tierra. Estos maltratan a sus esposas y las abandonan, lo cual llega a oídos del Cid, por lo que decide hacer justicia. Los infantes son derrotados en un duelo por dos de los hombres del Cid.


El teatro medieval tuvo sus orígenes en iglesias, cuando se empleó entonces para llevar a cabo la representación de actos litúrgicos (Pasión de Cristo, Epifanía… ). Más tarde, pasó a estar ubicado en los pórticos de las iglesias, y finalmente se trasladó a plazas y calles. Mediante el teatro, se difundía la Biblia de una forma mucho más visual. El teatro comenzó enfocándose en la religión (se pretendía inculcar los valores del cristianismo), pero se desarrolló aún más, de manera que su uso derivó en un nuevo medio de comunicación, para relatar anécdotas cómicas, e incluso espectáculos musicales.


Podemos reconocer diversos poetas del siglo XV (al final de la Edad Media), como el Marqués de Santillana, Jorge Manrique y Juan de Mena, entre otros.

Milagros de Nuestra Señora, es la obra de más importancia escrita por Gonzalo de Berceo en 1260. Es una recopilación de cuentos y fábulas, los cuales describen veinticinco milagros realizados por la Virgen María. Está escrito en un dialecto riojano, y siguen la estructura de cuaderna vía.

El libro de buen Amor, es una de las obras más significativas del siglo XIV, que fue escrito por el Arcipreste de Hita en 1330 y que se compone por más de 1700 estrofas. Su temática trata asuntos amorosos del propio autor. La intencionalidad de la obra se puede interpretar de varias formas, debido a que en ciertos momentos se aprecia la idea del amor devoto y en otros momentos, el amor carnal. Muchos especialistas han discutido el carácter didáctico de esta obra.

El conde Lucanor, es una obra narrativa escrita por Don Juan Manuel en 1335. Está compuesto por cinco partes, la más conocida conocida está formada por 51 exempla cuentos moralizantes. Su finalidad es didáctica.

El Romancero, es un conjunto de romances. Los romances son breves poemas épicos-líricos, que se transmiten de forma oral (recitados o cantados) acompañados de música. Están formados por versos octosílabos de rima asonante (en los versos pares). Los primeros romances se escribieron a lo largo del siglo XV, y pertenecen a la literatura popular.



Artefacto TIC


Imagen 1
Imagen 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario